Asociación Rural: “Gobiernos y gobernantes no crean empleo, colocan gente en el Estado”

“Debe entenderse que los gobiernos y los gobernantes no crean ni un empleo, los empleos los crean los empresarios y las empresas privadas cuando la economía le genera condiciones competitivas a las empresas, como sucedió entre los años 2004 y 2014 en nuestro país. Los gobiernos y gobernantes en todo caso colocan gente en el Estado”, expresó el presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Gabriel Capurro.

Presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Gabriel Capurro.

En el marco del cierre de la 114º Expo Prado, Capurro dijo que una economía competitiva atrae inversiones, genera trabajo, permite que las empresas ganen dinero y puedan pagar buenos sueldos.

Añadió que la inversión y el trabajo generan crecimiento, el crecimiento mejora la recaudación y se pueden sostener buenas políticas en las funciones básicas del Estado: “educación, salud, seguridad y en las políticas sociales que se quieran implementar”.

Indicó que la secuencia es: “Competitividad, inversiones, trabajo, crecimiento, recaudación y políticas sociales, no la inversa”.

Advirtió que “no se puede poner la carreta delante de los bueyes porque no camina. Porque cuando la carreta se para las políticas sociales tarde o temprano se caen”.

Reconoció que el gobierno hizo varias cosas bien: “Mantuvo la economía orientada al mercado, sin grandes distorsiones o regulaciones, la reforma impositiva del 2007, aunque luego se desdibujo totalmente, se generaron políticas que permitieron que el incremento de ingresos obtenido se distribuyera hacia los salarios, las jubilaciones y la población más vulnerable lo cual permitió bajar la pobreza y mejorar varios índices sociales”.

De todos modos indicó que el mayor debe fue que “no se generaron condiciones estructurales para mejorar la competitividad del país, y en muchas áreas se actuó en contrario, debilitando las posibilidades de competir y consecuentemente debilitando las posibilidades de sostener el sistema de protección social generado”.

Remarcó que la ARU “ha venido denunciando que es insostenible la trilogía de un déficit fiscal en aumento: atraso cambiario y endeudamiento creciente”.

“El Estado gasta más de lo que recauda y gasta con baja calidad, baja eficiencia y baja eficacia y a la larga es insostenible como lo es en una casa o en una empresa. No se puede gastar más de lo que entra en forma permanente y además gastar mal”, denunció.

Añadió que se pasó de “un gasto publico de 3.200 millones de dólares en el año 2004 a 18.000 millones de dólares en el 2018”.

“Tenemos un déficit de casi 2.800 millones de dólares, casi 5% del PBI, el más alto de los últimos 30 años. Pasamos de un gasto público equivalente al 24% del PBI a un gasto de casi el 34% del PBI”, remarcó.

Dijo que los gobiernos valiosos son los que hacen las cosas difíciles que hay que hacer. El gasto es difícil de bajar porque son sueldos y jubilaciones principalmente. Pero se aumentaron los empleados públicos en el entorno de 70.000 en 14 años, 1.000 millones de dólares por año”.

Por otro lado manifestó que se dice que nuestra economía no esta tan mal, que es un problema regional, que si miramos a Argentina y Brasil estamos con mejores niveles de crecimiento que ellos. “Nos comparamos con los dos países que tuvieron una corrupción sistémica de sus estructuras políticas de una dimensión escandalosa durante 15 años”.

“Pero si miramos el resto de la región, en lo que va de este periodo de gobierno, en promedio, crecimos menos que Colombia, menos que Ecuador, menos que Perú, menos que Chile, menos que Bolivia y menos que Paraguay y tenemos la inflación más alta de la región, solo superada por la de Venezuela y la de Argentina, no estamos bien”, dijo.

Los gobiernos no crean empleos

Capurro manifestó el retiro de los sectores rurales de los Consejos de Salarios se debe a “la falta de ecuanimidad del Ministerio de Trabajo que hasta cuando decreta desinforma a la población diciendo que las patronales rurales se niegan a negociar en los Consejos de Salarios”.

“Debe entenderse que los gobiernos y los gobernantes no crean ni un empleo, los empleos los crean los empresarios y las empresas privadas cuando la economía le genera condiciones competitivas a las empresas, como sucedió entre los años 2004 y 2014 en nuestro país. Los gobiernos y gobernantes en todo caso colocan gente en el Estado”, expresó.

El presidente de la ARU denunció que “hay 695 cargos de particular confianza, además 1.015 cargos de designación política, y 653 cargos en el escalafón R, residual, que también son designados políticamente”.

“En el 2010 se creó el cargo de adscripto al Ministro, hoy tenemos 91 nuevos adscriptos. La flota de autos oficiales se multiplico por cuatro según manifestó recientemente una autoridad política”, indicó.

Ante ello manifestó que “el Estado no puede continuar siendo el botín del partido que accede al gobierno o del partido del ministro de turno o del intendente que accede al cargo”.

Fuente: Lr21

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *