Más de 1.000 detenidos en manifestación opositora a Putín en Moscú

Los manifestantes salieron a las calles para exigir, una vez más, elecciones libres y justas. Amnistía Internacional denunció un «intento abierto y descarado de las autoridades rusas por intimidad a la oposición».

Las fuerzas de seguridad de Rusia arrestaron este sábado a más de 1.000 personas que exigían en Moscú la realización de elecciones libres y justas pesar del endurecimiento de la presión contra la oposición por parte del gobierno en los últimos días.

La policía arremetió contra las personas que gritaban “vergüenza” y “queremos elecciones libres” mientras marchaban por la avenida Tverskaya, una de las más importantes de la capital rusa, y las llevaron hasta calles más cerradas. Una vez ahí, se arrestaron a un millar de personas.

Según cifras oficiales de las autoridades, habían unas 3.500 personas en la concentración, incluidos unos 700 periodistas y blogueros. “En total hemos arrestado a 1.074 personas”, detalló el comunicado.

Protestar no es fácil en Rusia

Para realizar una huelga, marcha o manifestación en Rusia,l quienes deseen llevarla a cabo deben solicitar una serie de permisos, y la policía asegura que esta no los tenía.

Los opositores al gobierno de Vladimir Putin marcharon hasta el ayuntamiento de Moscú para pedir elecciones libres, justas y equitativas en las cuales puedan competir todos los candidatos habilitados sin restricciones.

La oposición denuncia que algunas candidaturas independientes para las elecciones del 8 de setiembre fueron rechazadas, a pesar de cumplir con todos los requisitos de ley.

“Nos manifestábamos pacíficamente, no llevábamos armas (…) No les dimos ningún motivo para detenciones tan violentas”, contó a AFP Anastassia Zabaliueva, de 27 años, una de la presentes. Ella y otros aseguraron a la agencia AFP que el accionar de la policía fue excesivo, y que algunos de los arrestados resultaron severamente golpeados por efectivos de seguridad.

Los domicilios y las oficinas de varios candidatos de la oposición fueron registrados por la policía en polémicos allanamientos y, el miércoles, el principal opositor de Putin, Alexéi Navalni, fue condenado a 30 días de prisión por “violar las reglas de las manifestaciones”.

Las acciones judiciales tienen lugar tras la apertura de una investigación por “obstaculizar el trabajo de la Comisión Electoral” en Moscú, a raíz de las manifestaciones de julio. Algunos de los imputados pueden terminar con penas de hasta 5 años de prisión, lo que recuerda a las condenas aplicadas a líderes opositores en 2011 y 2012.

Amnistía Internacional advierte que puede haber “represión masiva” en Rusia denunció un “intento abierto y descarado de las autoridades rusas por intimidad a la oposición”.

Fuente: lr21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *