Parlamento aprobó reducir mandos superiores de FF.AA y derogar Tribunales de Honor

La Cámara de Senadores sancionó el proyecto de Ley del Ejecutivo que modifica la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas. A través de la iniciativa se reduce la cantidad de oficiales generales del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea, también se derogan los Tribunales de Honor, la obediencia debida y el concepto de la “Doctrina de la Seguridad Nacional”.

Con los votos de los legisladores del Frente Amplio y del Partido Independiente (17 en 31), el Senado dio sanción definitiva a la reforma de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas. No votaron los legisladores de los partidos Nacional y Colorado.

A través de la iniciativa se fija en 12 la cantidad efectivos de oficiales generales del Ejército Nacional, siete los efectivos de oficiales generales de la Armada Nacional y seis los de la Fuerza Aérea.

Asimismo, se establece en 130 los efectivos de oficiales superiores del Ejército Nacional, 76 de la Armada Nacional y 45 de la Fuerza Aérea.

Otro de los aspectos es la supresión de los Tribunales de Honor militar. En su lugar se crean los “Tribunales de Ética y Conducta Militar”, los cuales tendrán por exclusivo cometido juzgar la conducta, desde el punto de vista ético-moral, de los oficiales -en actividad o retiro- velando por el alto concepto del que deben gozar las Fuerzas Armadas.

En cuanto a la disciplina militar, se la establece como una relación entre el derecho de mandar y el deber de obedecer, un principio general de conducta en el ámbito de las Fuerzas Armadas. “La subordinación, como corolario de la disciplina, implica el deber de obediencia al superior en toda circunstancia, de acuerdo a las leyes y demás normas vigentes”.

“Todo militar debe ajustar su conducta al cumplimiento de la Constitución de la República y las leyes vigentes, así como la observancia de los reglamentos militares, el respeto a las órdenes de sus superiores, la subordinación al régimen jerárquico y el cumplimiento de todas las obligaciones que se derivan del estado militar. Ningún militar debe cumplir órdenes manifiestamente contrarias a la Constitución de la República y las leyes vigentes, o que impliquen la flagrante violación o ilegítima limitación de derechos humanos fundamentales”, se indica.

A la vez se remarca que “constituye deber de todo militar denunciar las órdenes dictadas en contravención a lo preceptuado por la norma”. Lo actuado en contrario a lo dispuesto determinará “la directa responsabilidad del militar, el que no podrá ampararse en el cumplimiento de órdenes superiores”.

Asimismo, impartir órdenes contrarias a lo dispuesto será considerado falta muy grave.

Debate

El senador del Partido  Independiente, Iván Posada, reconoció que se deben dar señales “inequívocas”, y remarcó que la defensa nacional, la estructura orgánica de las FF.AA, sus dimensiones, y el servicio de retiros y pensiones son temas que debieran ser abordados como una política de Estado”.

“Es responsabilidad del sistema político en su conjunto arribar a un acuerdo en relación a estos temas. Sería una muestra de madurez política como una forma inequívoca de fortalecer la democracia y la República”, dijo Posada.

El senador nacionalista Javier García cuestionó que no se deroga la “obediencia debida”, porque ya está derogada desde hace 33 años.

A su turno, el colorado Pedro Bordaberry cuestionó  que el oficialismo  “tiene que aprobar sí o sí” la Ley y “pasa por arriba de las observaciones jurídicas”.

“¿Que alguien me explique cómo aprobamos una Ley por la cual las Fuerzas Armadas van a poder aprobar leyes?”, preguntó el legislador colorado.

Fuente: lr21

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *