Peñarol fue el gigante de la Florida

Los aurinegros ganaron por primera vez un clásico afuera del país y regresan de Estados Unidos con otra copa para sus vitrinas

Doblete. Los futbolistas aurinegros festejan con los dos trofeos obtenidos anoche en Boca Ratón. Foto: : @OficialCAP

Con gol de Darwin Núñez en los descuentos, Peñarol venció 2-1 a Nacional, se quedó con el clásico jugado en Boca Ratón y le ganó por primera vez a su tradicional rival fuera de fronteras.

Los clásicos siempre son clásicos, aunque sean amistosos, se jueguen en plena pretemporada, la temperatura sea tan alta que necesite que el juego se detenga para que los futbolistas se hidraten o se disputen a muchos kilómetros de Montevideo.

Todos esos condimentos los tuvo el disputado anoche tras cuatro postergaciones por alerta de tormenta eléctrica. Y fue el tercero que se jugó en el exterior. Los anteriores, en 1960 y en 2005, los había ganado Nacional.

En lo previo aparecían mejor los tricolores. Al menos, el equipo que puso en cancha Álvaro Gutiérrez era casi el mismo que terminó jugando el Apertura, mientras que en Peñarol la defensa era totalmente distinta a la que terminó jugando y que ganó el primer torneo del año.

En el primer tiempo, las jugadas más claras fueron para Nacional. Una muy buena del “Chori” Castro, el único sobreviviente del equipo de Nacional que jugó el clásico en La Coruña en 2005, que sacó muy bien Dawson. Y un cabezazo de Bergessio, tras un tiro libre de Castro, que también terminó en las manos del arquero carbonero.

Sin embargo, fue Peñarol el que se puso en ventaja cuando agonizaba el primer período. Y el gran protagonista fue Canobbio, que ya había insinuado con un par de jugadas y un mano a mano con Mejía. Rodeado por defensas rivales habilitó a Gastón Rodríguez, quien en posición dudosa, abrió el marcador. Y así se fueron al descanso.

Apenas comenzó el segundo tiempo Nacional empató tras una corrida de Kevin Ramírez, que había ingresado. Gonzalo Bergessio no perdonó y anotó su primer gol clásico.

De todas formas, las jugadas más claras del complemento las tuvo el aurinegro. Prueba de ello son las dos excelentes atajadas que se mandó Mejía en un minuto, ambas frente a Canobbio: una con el pie y la otra, fiel a su apodo, con un manotazo.

Parecía que el clásico se iba a los penales, pero cuando el juego expiraba Darwin Núñez, que había ingresado por Gastón Rodríguez, recibió un pase largo del “Cebolla”, se sacó de arriba a Mejía y con una exquisita definición marcó. 

Peñarol terminó la calurosa noche de Bocá Ratón con dos trofeos y sus jugadores celebraron como locos.
​EN LA TRIBUNA

Los hinchas mezclados fue la mejor imagen del clásico.

De las mejores imágenes que regaló el clásico en Boca Ratón fue la presencia de público de Nacional y de Peñarol compartiendo tribunas, alentando cada uno a los suyos pero conviviendo en forma pacífica y respetuosa. Es cierto que los más agitadores estaban separados, pero hubo muchas camisetas tricolores y aurinegras mezcladas en la tribuna del costado. ¿Se podrá volver a esto en Uruguay? Parece difícil al menos en el corto plazo. La explicación de lo ocurrido anoche pasa por una cuestión de idiosincracia. Muchos de los presentes podrían ser uruguayos o descendientes, pero su mentalidad es netamente estadounidense. Prueba de ello es que mientras sonaba el himno de Estados Unidos, hinchas con camisetas de ambos clubes se ponían la mano en el corazón.

Fuente: Ovación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *